top of page
  • guiartejerez

Sanlúcar, un convento con calles.........




Convento de Regina Coeli

Hoy hemos visitado Sanlúcar con un grupo muy interesado en conocer el patrimonio de la ciudad, pero al pasar por la calle Regina no pudimos resistirnos a entrar en el convento de Regina Coeli y comprar dulces de las Clarisas. Deliciosos los pestiños, las torrijas, las tejas, las petras, las sultanas, las magdalenas........ Tenéis que probarlas, todo está de vicio!!

Os dejos la historia del convento.....

El convento fue fundado por García Díaz de Gibraleón en 1519 (familia acomodada de Sanlúcar, escribano, tesorero del duque, alcalde 1522) y fue entonces cuando llegaron las primeras clarisas a Sanlúcar. García Díaz de Gibraleón, por la especial devoción que profesaba a la Virgen, adaptó en forma de monasterio la casa que tenía y la entregó a las monjas para que la habitaran, bajo el hábito y la regla de Santa Clara, rogándoles que no permitieran que la iglesia fuera llamada con otro nombre que no fuera el de Regina Coeli. Aceptaron éstas sus condiciones y el benefactor les dejó en su testamento todos los bienes que poseía.

El convento se fue arruinando poco a poco hasta encontrarse en muy mal estado por lo que en 1606 la duquesa Dª Ana de Silva patrocina la construcción de un nuevo convento, que es el que hoy conocemos. El maestro de obras sería Alonso de Vandelvira.

Además, desde el primer momento, y como había ocurrido con las dominicas, las clarisas contaron con la ayuda y protección de los señores de Sanlúcar, los duques de Medina Sidonia; así encontramos en los libros de cuentas del palacio ducal, continuos libramientos por limosnas a las religiosas en forma de medicinas, ayudas monetarias o de alimentos, siendo muy frecuentes los envíos de atunes de las almadrabas ducales, e incluso en más de una ocasión los duques llegaron a pagar las dotes de muchas de ellas.

Interiormente el convento guarda la estructura típica de los conventos femeninos andaluces. Se organiza en torno a un espléndido claustro barroco con una bonita fuente de mármol blanco en el centro.

Esta comunidad religiosa tuvo un papel relevante en la conquista y evangelización de las Canarias, creándose en La Laguna en 1547 el primer monasterio femenino de clausura con un grupo de religiosas llegadas del convento de Sanlúcar, siguiendo aún en activo. En 1551 el primer convento de la orden en Sto. Domingo.

Entre las labores que hoy realizan las religiosas destacan los magníficos bordados cofradieros en oro fino para las imágenes y pasos de palio procesionales.

4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page