LA ZAMBOMBA


Visitas Guiadas Jerez

Aprovechando la cercanía de la Navidad, quisiéramos dedicar este mes nuestra sección a un patrimonio inmaterial y genuino de Jerez de la Frontera: la Zambomba. Tal es su importancia que actualmente se están llevando a cabo los trámites para su declaración como Bien de Interés Cultural.

En España, la zambomba es un instrumento típico de las fiestas navideñas, que acompaña el canto de villancicos y cánticos populares. También se usa en otros muchos países como instrumento tradicional.

La zambomba, como instrumento, es una vasija, más o menos grande, de cerámica, cubierta en su extremo superior por un parche de tela o cuero, el cual se atraviesa en el centro, verticalmente, con una varilla o caña. Para hacer sonar la zambomba, primero hay que mojarse las manos y después tomar la varilla frotándola arriba y abajo. Al frotar ésta, se transmite al cuero o tela la vibración producida por la vara, produciendo un sonido grave y peculiar.

Pero en Jerez, la zambomba tiene además otra acepción, se conocen como tal a las fiestas navideñas, donde se reúnen amigos o vecinos para cantar villancicos, y que suelen realizarse a lo largo del mes de diciembre antes de Nochebuena.

Visitas Guiadas Jerez

Su origen se remonta al siglo XVIII, y el escenario para estas fiestas eran los patios de vecinos de los distintos barrios de la ciudad, alrededor de una hoguera o candela, donde se disfrutaba de las gastronomías y bebidas navideñas y se compartía la alegría de estas fechas. Actualmente, las zambombas siguen sonando en peñas flamencas, asociaciones de vecinos, en bares y en casas de hermandades.

Se trata de la expresión más genuina de la Navidad jerezana y en ella destaca la convivencia y la participación propias de estas fiestas. Los vinos de la tierra, la repostería tradicional y los villancicos 'aflamencados' son los ingredientes básicos de las zambombas que se celebran cada año por cualquier rincón de la ciudad durante estas fechas.

Y es que en esta tierra se celebra la Navidad al son de una zambomba al que se unen los sonidos de las panderetas, sonajas y de una botella de anís que se frota con una cuchara para marcar el ritmo que festeja estas fechas tan entrañables.

Según algunos autores, los villancicos y zambombas han sido una tradición musical andaluza de carácter popular que ha vivido a la sombra del flamenco puro, por lo que no ha tenido la relevancia necesaria y han ido desapareciendo progresivamente, hasta el punto de casi desaparecer. Por suerte, esta dinámica ha cambiado en los últimos años, y las zambombas están cobrando el protagonismo que se les ha negado durante tanto tiempo.

Visitas Guiadas Jerez

El villancico es una composición característica de la lírica popular que comprende un estribillo y varias estrofas, acompañado de uno o dos instrumentos. Es difícil precisar la fecha y origen de estos cantos debido a las lagunas existentes en la historiografía y musicología al respecto.

Los primeros documentos que aluden a los villancicos datan de los siglos XV y XVI, sin embargo no será hasta el siglo XVII cuando el villancico adquiere el típico carácter religioso con el que hoy se relaciona. Andalucía, en el siglo XIX, lo dotaría con ese sello personal, aflamencándolo poco a poco.

Si en un principio la temática se basaba en pasajes evangélicos, la evolución ha propiciado la incorporación de episodios y circunstancias cotidianos, y por ello algunos de ellos no se refieren especialmente a temas navideños (de hecho, incluso algunos de estos "villancicos" tienen una letra algo erótica).

Un hecho curioso en las letras de los villancicos, es que a la Virgen siempre se la considera gitana, mientras que San José es siempre payo.

Lo singular de la zambomba es que no hace falta ser purista ni tocar ningún instrumento. Basta con unas palmas, un grupo de amigos o familiares y ganas de cantar villancicos para montar una zambomba en cualquier lugar. Por este motivo, es una fiesta abierta a todos los públicos, donde nadie se sentirá extraño.

Visitas Guiadas Jerez

Se trata de la manifestación de una cultura oral de siglos, heredada de los mayores y transmitida de padres a hijos. Aún tratándose de una antigua tradición, el fenómeno de la zambomba jerezana revivió en los años 80 gracias a un disco editado por la Caja de Ahorros de Jerez titulado "Así Canta Nuestra Tierra en Navidad". La Cátedra de Flamencología (a través de Juan de la Plata) hizo un estudio de esta tradición y recogió, para este primer LP, un total de 12 villancicos, entre ellos los más cantados hoy en día en las zambombas, como son "Una Pandereta Suena", "Estando un marinerito, Ramiré", "Del Terebol" o "La Virgen se está peinando". .

Desde entonces, cada año se edita un nuevo disco, recogiendo en él nuevos temas interpretados por importantes figuras del flamenco jerezano. .

Si tras haber leído este artículo sentís curiosidad por descubrir una genuina zambomba jerezana, os invitamos a visitar nuestra ciudad durante el mes de diciembre. Podréis encontrar información en la web del ayuntamiento, la cual pone a disposición del ciudadano una guía de las zambombas programadas así como un libreto para poder cantar villancicos sin la preocupación de no saberse la letra. .

Para concluir, tan sólo nos queda desearos que paséis unas !!!!Felices Fiestas !!!!! .