IGLESIA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD


Visitas Guiadas Jerez

Este mes en la sección La Voz del Patrimonio nos vamos a centrar en la Iglesia de la Santísima Trinidad, situada en la plaza de las Angustias.

Es importante conocer que esta iglesia formaba parte del convento de la orden de los Trinitarios. Sin embargo sólo la iglesia ha perdurado hasta nuestros días, con muchas intervenciones y cambios (que se comentarán más adelante), ya que el convento fue clausurado tras la desamortización de Mendizábal.

La orden de los Trinitarios, o de la Santísima Trinidad y de la Redención de Cautivos, se estableció en Jerez en 1567 con una finalidad que ya se menciona en su nombre, es decir el rescate de prisioneros o cautivos. Esta función también la realizaban los Mercedarios.

Se puede entender esta función si pensamos en que por aquellos siglos, aunque la zona ya no formaba frontera con el Reino Nazarí, existían otros peligros y frentes abiertos. Eran frecuentes las incursiones de los piratas de zonas africanas que atacaban la costa del Mediterráneo y el Golfo de Cádiz. Y no sólo esto supondría una continua preocupación, sino que además se sufría el ataque de piratas que venían de zonas como Inglaterra y Holanda. Ante semejante situación, el número de prisioneros capturados por estos atacantes era a menudo muy elevado.

Los Trinitarios llegaron a nuestra ciudad en un siglo, el XVI, en el cual los conventos de distintas órdenes religiosas eran muy numerosos, y algunos muy importantes en Jerez. Estos religiosos de diversas órdenes constituían un alto porcentaje de la población. Algunas órdenes, desde los tiempos de la Reconquista, se habían establecido en la ciudad en la zona de extramuros, caso de los Franciscanos y los Dominicos. Otras, más tarde, lo hicieron intramuros. Los Trinitarios se establecieron extramuros y aunque su llegada se produjo en 1567, el convento de la plaza de las Angustias no se levantó hasta 1570. Fuera o dentro de la muralla, la situación en Jerez con un número tan alto de conventos creaba incluso rivalidad entre los distintos grupos monásticos. Esto se producía por el hecho de que había demasiado monje para atraer a los fieles que había en la ciudad, y también por la cuestión de tener que competir por el terreno donde se fueran a establecer y por los recursos de los de los que iban a disponer.

Visitas Guiadas Jerez

La orden Trinitaria se opuso junto a la Parroquia de San Miguel a que los Carmelitas se instalasen en la zona de la calle Caballeros en 1586. El panorama monástico en Jerez se caracterizó por un apogeo en los siglos XVI Y XVII de las distintas órdenes, pero no todas ellas gozaban de las mismas buenas condiciones económicas (otro motivo de rivalidad). Las más prósperas eran la de los Dominicos y los Cartujos que tenían importantes extensiones de tierra, un rico patrimonio mueble e inmueble y grandes cantidades de dinero que procedían en muchos casos de donaciones.

El edificio que hoy protagoniza esta sección es la iglesia del convento. Pero los elementos que ahora la componen, han sido reconstruidos o realizados posteriormente a su construcción originaria.

El cuerpo principal, con planta rectangular de nave única, fue reconstruido en 1724. Está cubierto con una bóveda de cañón con lunetos. Se puede ver en las zonas de estos lunetos y en las pechinas que hay pinturas, pero no se aprecian bien por estar oscurecidas por la suciedad. Sin embargo se saben representadas en ellas escenas de puesta en libertad de cautivos y la representación de los fundadores de la orden.

En el interior hay obras tales como su retablo mayor que se realizó con piezas de otros retablos del mismo templo. Se encuentra también la imagen de la Virgen del Buen Suceso, que llegó a ser copatrona de la ciudad y otras como la del Cristo de la Humildad y la Paciencia del siglo XVII y una imagen de San Rafael del siglo XVIII.

Visitas Guiadas Jerez

En cuanto al exterior del templo, su fachada probablemente pertenece al final del siglo XVIII. Es muy sobria y en ella destacan dos columnas sobre pedestales que enmarcan la portada y al lado de estas, unas pilastras almohadilladas. La entrada adintelada, es coronada en su parte central con una moldura adornada con un escueto adorno vegetal. En un nivel superior a éste aparece un triángulo con un ojo en su interior, símbolo de la Trinidad y en un siguiente nivel aparece un frontón triangular. En el centro de este frontón se encuentra representada la cruz de los Trinitarios, la llamada "Cruz Patada". El acceso a la iglesia en forma de atrio, tiene un cercado que realizó en 1857 Agustín García Ruiz.

Como información curiosa respecto a esta orden religiosa, se puede mencionar que fueron los Trinitarios los que rescataron al manco más famoso de nuestra literatura, Miguel de Cervantes Saavedra, el Manco de Lepanto.