Jerez de la Frontera

  • Escudo
    "Por los espejos sollozan
    bailarinas sin caderas,
    agua y sombra, sombra y agua
    por Jerez de la Frontera"
    Federico García Lorca
    A caballo entre la montaña y el mar, se halla Jerez de la Frontera, internacionalmente conocida por sus vinos, el flamenco y los caballos. Pero la ciudad ofrece mucho más. Su clima excepcional, su emplazamiento privilegiado en la bella provincia de Cádiz, la alegría de sus gentes, el patrimonio histórico y monumental de su casco antiguo, donde está presente su historia. Todas ellas razones de peso para escoger a esta hermosa localidad como destino para pasar unos días inolvidables. El visitante podrá caminar entre centenarios palacios, solemnes iglesias y diversos museos dedicados a las tradiciones de Jerez, visitar nuestras bodegas donde se elaboran y reposan nuestros caldos, disfrutar de un magnífico espectáculo ecuestre y degustar nuestra gastronomía en los muchos restaurantes, bares y tabancos del centro de la ciudad. Además Jerez es un enclave de excepción para hacer todo tipo de excursiones, conocer la ruta de los pueblos blancos o disfrutar del mar.
  • Jerez como núcleo urbano tiene su origen entre los siglos IX-X, es decir bajo el dominio islámico de la Península, que se conocería como Al- Andalus. Es importante tener este dato presente, pero con ello no podemos olvidar que hay relevantes yacimientos arqueológicos en el término municipal de Jerez que arrojan luz sobre la presencia humana desde tiempos del Paleolítico, ya que en estas tierras había numerosos recursos que eran aprovechados por los pobladores prehistóricos.

    Casco
    La presencia de la cultura Tartésica y Turdetana en la zona de la actual Mesas de Asta es otro hecho a apuntar por su importancia, ya que Asta se convertiría en una de las zonas con más relevancia como población hasta bien entrado el siglo X d.C. Roma puso su atención en estas tierras y dejó su impronta en muchos aspectos, al irse produciendo el proceso de romanización en las zonas que dominaba. Muchos hallazgos arqueológicos así lo atestiguan: esculturas, restos cerámicos, utensilios de uso cotidiano, mosaicos, aras funerarias.

    Sin embargo no se han encontrado pruebas arqueológicas que demuestren que Jerez hubiera sido una ciudad creada en época romana.

    Islam

    Los tiempos bajo el dominio islámico, (que como ya hemos mencionado al comienzo es cuando Jerez tiene su nacimiento como núcleo urbano) son al principio más bien confusos. Durante el Califato hay un periodo de estabilidad y se gozará de prosperidad. Tras éste las convulsiones por el surgimiento de las distintas Taifas serán evidentes durante el comienzo del S.XI. Posteriormente la presencia de Almorávides y Almohades se caracterizaría por su rigor religioso. Durante la etapa de dominación Almohade se reedificará el Alcázar y la muralla (la cual conserva el aspecto que se le dio en aquella época). La ciudad cobró importancia por su buena situación económica y por ser un enclave cultural destacado.

    Con la conquista de Jerez por las tropas de Alfonso X El Sabio en 1264, la ciudad pasará del poder musulmán a la esfera del poder cristiano. Esto supuso una nueva estructuración conforme al Libro del Repartimiento que dividió la ciudad en parroquias para los nuevos pobladores que se asentarían en ella. Al principio, esta repoblación fue difícil por la problemática y peligrosa situación que Jerez tenía por ser frontera con los territorios musulmanes.

    La ciudad no gozaría de mayor seguridad hasta que se produjo la Batalla del Salado en 1340 y la toma de Algeciras en 1344 ya que con ellas se consiguió alejar la frontera de la zona de dominio musulmán hacia el este y frenar el acceso hacia la península por la zona del Estrecho.

    Con el equilibrio que fue adquiriendo la zona tras estas batallas, muchos aspectos fueron mejorando, tales como la situación económica que poco a poco fue notando una recuperación que sería más evidente a partir del siglo XV y XVI. En este último siglo la ciudad sería un escenario social de nobles, que habían acumulado riquezas gracias a sus servicios en la guerra, agricultores, mercaderes y personas con distintos oficios, miembros de la iglesia y de órdenes religiosas que en muchos casos gozaban de una tranquilidad económica que difería de la situación de penuria que vivían otros miembros de este mismo estamento. Aunque en este siglo comenzaron a darse grandes muestras de enriquecimiento de la ciudad, al mismo tiempo, muchas personas se encontraban en la miseria, obligadas a mendigar y las infraestructuras y servicios para la población eran bastante pobres.

    Bodega

    A partir de los siglos XVII y XVIII determinados aspectos marcarán nuevos aires para la ciudad. El comercio del vino que ya antes era apreciado, comenzó a realizarse a partir del XVIII a mayores niveles y con nuevas variaciones en su producción y con ello se empezó a realizar construcciones bodegueras que ampliarían sus dimensiones para el almacenamiento del producto. En esta época la nobleza lleva a cabo la construcción de numerosos palacios y se realizan importantes obras religiosas.

    Con el siglo XIX la modernización de la ciudad será un hecho evidente que se manifestará en los cambios urbanísticos (se demolerán conventos, se derribarán las antiguas puertas de la muralla, menos la del Arroyo), y se pondrán en marcha diversos servicios públicos.

    Se producirá el ascenso social de la burguesía y en la otra cara de la moneda encontramos a los trabajadores del campo. Los jornaleros, desamparados del éxito económico de este siglo, fueron los protagonistas de los diversos conflictos sociales debido a sus duras condiciones de vida y de trabajo. (En este trasfondo no olvidamos mencionar los Sucesos de la Mano Negra, que pusieron a Jerez en primera línea de atención en el país.)

    El comienzo del siglo XX en Jerez se verá protagonizado por la recuperación de la crisis que se vivió en el sector vitivinícola por el terrible efecto de la filoxera en el siglo anterior.

    Muchos de los problemas que vive la ciudad se enmarcarán en un contexto general que se daría en el país. El Turnismo (bipartidismo) trajo como consecuencia para la ciudad que el protagonismo político lo tuvieran unos cuantos personajes. Éstos solían ser las fortunas más importantes e impedían que figuras de partidos como el republicano pudieran defender los intereses del pueblo.

    El conservadurismo poderoso se dejaría sentir también en el periodo de la Dictadura de Primo de Rivera, donde con una forma distinta de ejercer el poder, se seguirán con las prácticas caciquiles de favorecer a los que más tienen.

    Ciudad
    Con los tiempos de la Segunda República, Jerez va a ser testigo de enfrentamientos entre las posiciones siempre llevadas al extremo de anticlericales, conservadores y sectores ideológicos anarcosindicalistas que difieren de las fuerzas de izquierdas por considerarlas poco decididas. Esto acabó cuando se produjo el alzamiento nacional y frustró toda posibilidad de mejora en el país. En Jerez casi no se le puso oposición a este levantamiento contra la República.

    El Franquismo traería en los momentos posteriores a la Guerra Civil el hambre y el padecimiento propio de una contienda de estas dimensiones, agravada por el negocio que muchos realizaron obviando las necesidades que pasaba la población en general.

    La situación de cambio que se vivía en el país en el año 75 se manifestará también en nuestra ciudad, donde diferentes fuerzas ideológicas que abogaban por la democracia hicieron presencia ante los deseos generales de nuevas libertades. Con las elecciones municipales del año 1979 se abrirá un nuevo periodo para la ciudad, que se caracterizará por el gobierno de un partido que hizo muchos cambios en el panorama general de Jerez, pero que sin duda, ha hecho que éste haya estado demasiado tiempo bajo la dirección de un mismo gobernante, apoyado en distintos momentos por partidos que deberían haber sido más críticos con su gestión.

Guiarte Jerez

Pretendemos a través de nuestras rutas transmitir valores propios por los que son conocidos nuestra ciudad, sus sonidos de flamenco y sus aromas bodegueros pero también demostrar que Jerez es algo más.

Contactar

Guiarte Jerez

Tlf:675 918 319 | 653 752 537

E-mail:guiartejerez@gmail.com

Síguenos